¡Todos al mercado!

on 29 Marzo 2017

A diferencia de lo que ocurre en otros mercados gourmet de la ciudad, los madrileños siguen siendo mayoría en el Mercado de Antón Martín. Esto no quiere decir que los de fuera no sean bienvenidos, todo lo contrario, aquí caben todos los visitantes: de cualquier condición, cultura y nacionalidad. Sin embargo, se respira cierto aire castizo que todavía no ha sido invadido en tropel por las temibles e impredecibles 'hordas' de turistas extranjeros.

En la céntrica calle Santa Isabel, entre Atocha, Antón Martín y Lavapiés, junto a los cines Doré -sede habitual de la filmoteca Nacional-, se erige este mercado de abastos de corte tradicional, pero claramente influenciado por su ubicación en el Barrio de las Letras de la capital. Hace apenas seis meses cumplió 75 años. Se trata, sin duda, de unos primeros 15 lustros muy bien llevados si tenemos en cuenta que dispone de 80 puestos a pleno rendimiento, en los que siempre imperan los precios razonables y el buen rollo.

Tiendas de alimentación tradicional conviven con la restauración más puntera; los locales cool se codean con una charcutería o unos ultramarinos; las fruterías, carnicerías y pescaderías se abren paso entre algunas propuestas claramente hipsters. El Mercado de Antón Martín es un delicioso crisol cultural, sobrealimentado de arte, tradición y etnicidad.

Algunas propuestas a tener en cuenta

El ciclo de la vida en Antón Martín es curioso. Donde antes había una charcutería, ahora hay un interesante restaurante vegetariano. Ironías de la vida. Botanique apuesta por los productos de producción ecológica, en una carta 100% vegetariana, siempre sana, sostenible y deliciosa. No sabemos si los fantasmas de la vieja charcutería aún vagan por este espacio, pero la fuerza de su propuesta culinaria hace olvidarse por completo de la carne.

Japón también tiene su pequeña (pero importante) embajada en el mercado. Yoka Loka es un local especializado en shushi hecho al momento, que despliega cada día un poquito de cultura nipona. Aquí el detalle cuenta, y mucho. Desde el sake, hasta los cursos de cocina japonesa, pasando por el ambiente, la música, las flores, los condimentos, todo sabe a Japón. Yoka Loka es un centro de ocio gastronómico que gira en torno al país del sol naciente, pero siempre visto desde un enfoque muy cuidado, donde la marca de la casa se llama calidad.

Pero, sin duda, la parada obligatoria en el mercado se llama The Original Globet Croquettes. Concepto rompedor basado en el mejor producto. Es la redefinición del significado de ‘croqueta’, en este caso acompañado por vinos de la mejor calidad. Antón Martín puede presumir de contar con una vinoteca-croquetería que se ha convertido en una auténtica referencia en Madrid.

La fórmula del éxito es sencilla: combinar en un mismo local la venta de croquetas con algunos de los mejores caldos. Sí, también se puede pedir cerveza o refresco, aunque su propuesta se basa en el maridaje de los vinos con cada uno de los diez tipos de croquetas que elaboran a diario (por cierto, se pueden comer allí una vez fritas o pedirlas para llevar frescas y tomarlas en casa). La mítica croqueta de jamón casa bien con un tinto Federico, de Ribera del Duero; la de Puerros Confitados es mejor probarla con un tinto Mala vida de Valencia; y las croquetas de Bacalao o Queso Azul van mejor con un caldo blanco, el Jordi Miró de Tarragona para la primera y el Cata de Morante para la segunda, ya que siempre le va mejor un verdejo con denominación Rueda.

Lo mejor es acercarse en persona. Además de sabor y buen ambiente, The Original Globet Croquettes cuenta con una decoración moderna que sirve para completar la experiencia del comensal. Una parada obligatoria tanto si se está haciendo la típica compra de subsistencia en el Mercado de Antón Martín, como si el objetivo es pasar una tarde maravillosa alternando con amigos.

Mercado de Antón Martín
C/ Santa Isabel, 5 – Madrid
Más información:
www.mercadoantonmartin.com

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto